El Flaco Helio

Como me lo contaron, te lo cuento...

La estrategia para ganar

Los domingos en Quillabamba siempre han sido tranquilos y constituían la mejor oportunidad para ir al estadio a ver los partidos programados del campeonato local, en realidad esta era además, una ocasión muy oportuna para poderse ver con todos los amigos en las tribunas y para compartir anécdotas y un sin número de diferentes ocurrencias.

Esa es la incomparable magia que tienen los pueblos pequeños, es usual que todos sus habitantes se conozcan entre sí y que existan personajes que destacaban por cualquier característica en particular. Allí en las tribunas del estadio, todos eran amigos, más allá de la pequeña rivalidad producto del equipo al que venían a alentar, un saludo de buenas tardes y las bromas muy animadas se empezaban a distribuir por las graderías.

Debo indicar además que los espacios no eran muy grandes y que con certeza las conversaciones que se producían en cada uno de los grupos se podían escuchar con claridad, porque era como hablar en un amplio salón de clases mientras trascurría el partido. Bromas de un lado y otro hacían muy ameno el domingo y las carcajadas sonoras no se disimulaban entre los asistentes.

 “El Gringo Berg”, era un asiduo asistente a las tardes de fútbol de los domingos, aunque jamás lo vimos en la cancha como jugador. Alentaba con su mal aprendido castellano a cualquiera de los dos equipos de manera indistinta, lo que sin duda, siempre causaba hilaridad entre quienes lo podíamos escuchar. Solía escabullirse por los distintos grupos formados en la tribuna, haciendo preguntas y escuchando los comentarios de cada una de las jugadas que se iban suscitando.

  • ¿Quaaaantas jugadorrresss pueedeeee tenerrrrr un equipouuuu? preguntaba.
  • Once pues Gringo… o es la primera vez que vienes al estadio! Le respondía cualquiera de los presentes.
  • ¿Y Quantou tiempooo duraaaa uno partidahhh? Volvía a replicar sin inmutarse en lo más mínimo por las cínicas y burlonas respuestas que recibía. Es que en realidad “El Gringo” muy querido por su ingenuidad, no obstante, debo precisar que en esos tiempos, las bromas podrían ser subidísimas de tono, pero no buscaban ofender a nadie, tenían únicamente la finalidad mantener el agradable ambiente de risas y alegría que es típico en los estadios de los poblados pequeños.
  • Se juega en dos tiempos de 45 minutos cada uno gringo, 90 minutos en total si el árbitro no da minutos adicionales. ¿De dónde eres oye gringuito? ¿En tu país todavía no se ha inventado el fútbol?, ¿Por qué no regresas para el tercer tiempo? Le gritaban de distintos lados causando más carcajadas. El gringo seguía con sus preguntas que ya casi nadie respondía por completo, simplemente le decían: ya vas a ver gringo,,, por ahora guarda silencio….

Cosa que hizo finalmente porque no tenía respuestas, de modo que refunfuñando palabras sin sentido, se hundió en sus propios pensamientos.

Los “Uyyyyyyyy” eran usuales cuando el balón pasaba muy cerca del arco y la jugada llevaba una fuerte dosis de peligro. Luego de eso venían los comentarios de que tal o cual “fulano” debían haber entregado el pase mejor a “sutano” y que de haber sido así no fallaban el gol.

De pronto el  gringo se acercó a nuestro grupo muy emocionado, casi gritándonos y reclamando nuestra atención porque, según él, había encontrado la estrategia perfecta para ganar. 

A ver gringo, cuéntanos, le dijimos casi al unísono, y el gringo respondió:

  • ¡¡¡¡¡Tu equipouuu tieneeee que marcarrr uno gol faltaaaando meeenos  de uno minutoooo parrrraaah que terrrrmineeee el partidooou. De esaa maneraaahh el otrou equipou, ya no podrrrrá empaaaattaaaarrrrr!!!!!!

Mientras el estadio entero y algunos de los jugadores se retorcían de risa, ese domingo fue muy especial, porque la inocencia y nobleza de nuestro amigo “Gringo Berg” nos regaló la mejor estrategia que hasta hoy lamentablemente ningún entrenador ha logrado aplicar con éxito.

¡Hasta la Próxima!

El Flaco Helio.

El Flaco Helio: Es un blog de anécdotas que forma parte de las empresas de «Ideas de Éxito» (www.ideasdeexito.com). Las historias que se rescatan en estas páginas son recopilaciones de las vivencias de Helio Castañeda y son expresiones de carácter literario desde la perspectiva de su autor.

Para cualquier información déjanos un comentario o escríbenos a elflacohelio@ideasdeexito.com

Fuente de la imagen: https://mapio.net/pic/p-157638/

Los Cuyes de Don Panchito.

Trabajé como gerente de un importante banco en la ciudad del Quillabamba desde 1979 y durante esas épocas, tuve la oportunidad de relacionarme y conocer a muchos clientes; todos ellos destacados personajes de la provincia de la Convención.

En el distrito de “Maranura” vivía nuestro gran amigo “Panchito Rodríguez”, un próspero empresario y comerciante que desarrollaba actividades en las distintas ciudades cercanas.

“Don Panchito”; que era como cariñosamente se le conocía, tenía una muy peculiar manera de hablar. Usaba una voz aflautada y alargaba las sílabas de las palabras finales de cada frase. Debo mencionar además que era muy pícaro e ingenioso en sus expresiones; llegando algunas veces a estar muy cerca de la falta de tino, por la cantidad excesiva de adjetivos subidos de tono que solía emplear en sus conversaciones. Por lo que también se le decía “Secretario de Cultura”.

Entraba al banco saludando de manera que todos; con solamente escucharlo, podíamos afirmar que se trataba de él. “Buenos díiiiiiiiias amigo Castañeeeeeeda”, “Qué gusto saludaaaaaaarlo”, me decía y se sentaba al frente de mi escritorio para que lo pudiese atender.

En una oportunidad; en la que se encontraba en la oficina mi buen amigo Alcides Gonzáles, “Don Panchito” aprovechó la ocasión para consultarle sobre unas conejeras que estaba construyendo.

Don Alcides; que era muy reconocido por las labores que realizaba como ingeniero agrónomo en la hacienda de Potrero, generosamente ofreció visitarlo en su propiedad y asesorarlo con el proceso de crianza, además comentó que le llevaría unos reproductores de cuyes de la raza “Mauromina”; que tenían cualidades muy interesantes en peso y talla y que en los próximos días traería desde la Universidad Agraria de la Molina.

Trascurrieron algunos meses de esa conversación y por esas cosas cotidianas que tiene el destino; ambos personajes coincidieron nuevamente en mi oficina y justo cuando el Ingeniero Gonzáles salía del banco preguntó:

  •  “Don Panchito”, cómo le fue con  los cuyes.
  • “Fabulooooooooso, Ingeniero, Fabulooooooso”; respondió “Don Panchito” con ese tono que era capaz de distinguirse en toda la oficina y luego agregó: “Hasta los maaaaaaachos están parieeeeeendooo”, con esa picardía que le caracterizaba.

No sé realmente cuánto tiempo nos haya tomado detener la intensa carcajada que junto con todos los clientes del banco dejamos escapar. Lo cierto es que cada vez que recuerdo esa conversación no puedo evitar volver a sonreír.

¡Hasta la Próxima!

El Flaco Helio.

El Flaco Helio: Es un blog de anécdotas que forma parte de las empresas de «Ideas de Éxito» (www.ideasdeexito.com). Las historias que se rescatan en estas páginas son recopilaciones de las vivencias de Helio Castañeda y son expresiones de carácter literario desde la perspectiva de su autor.

Para cualquier información déjanos un comentario o escríbenos a elflacohelio@ideasdeexito.com

Préstame diez soles.

Ya escribimos respecto a nuestro querido amigo «El gringo Berg» y como les mencioné, este personaje realizaba cuánta labor le era posible para ganar algo de dinero y solventar sus necesidades, en el hablar criollo se diría que «cachueleba» y era muy usual que al no tener un trabajo permanente tuviese que recurrir a los amigos a solicitar dinero prestado.

En una de esas oportunidades, se acercó a conversar con papá Arnulfo y en medio de la conversación; con su siempre peculiar acento extranjero, le dijo: «Oye Arnulfo, préstame diez soles», mi padre que en ese momento se desempeñaba como jefe de personal del hospital de Quillabamba, respondió disculpándose que no disponía de dinero, naturalmente con el propósito de no destinar ese dinero al olvido, intentando eludir la petición; es así que se produjo el siguiente diálogo:

  • Oye Arnulfo, préstame diez soles, comentó el gringo.
  • No tengo «gringuito» le dijo mi padre.
  • ¿No tienes dinero? preguntó «el gringo Berg».
  • No, no tengo dinero… respondió nuevamente papá Arnulfo.
  • ¿Y pooorrqué nooo trabahaa? replicó el gringo, ante lo cual mi padre no tuvo más remedio que extenderle los diez soles, que entre muchas cosas sirvieron para seguir arrancándonos sonrisas toda vez que recordamos este episodio.

Hasta una nueva oportunidad.

El Flaco Helio.

El Flaco Helio: Es un blog de anécdotas que forma parte de las empresas de «Ideas de Éxito» (www.ideasdeexito.com). Las historias que se rescatan en estas páginas son recopilaciones de las vivencias de Helio Castañeda y son expresiones de carácter literario desde la perspectiva de su autor.

Para cualquier información déjanos un comentario o escríbenos a elflacohelio@ideasdeexito.com

Me quiero casar contigo.

Transcurrían los años 60’s y en nuestra amada Quillabamba vivía un danés conocido como:»El gringo Berg «, él era muy querido por sus ocurrencias y peculiar manera de hablar. Desde que llegó a la ciudad se ganaba la vida enseñando matemática a los muchachos de ese entonces y realizando además las actividades y labores que le pudiesen asignar de manera que le sea factible obtener algún ingreso.

En la ciudad de Quillabamba vivía también la agraciada cuñada del tío Aristo, llamada Dolores, muy simpática en su trato y amable con todos los que la conocían.

Una tarde el «gringo» caminaba acompañando a Dolores por el parque Grau y mientras estábamos sentados en una banca cercana pudimos escuchar la conversación. Con su particular acento extranjero le decía: «Oye Doloro, yo me quierou casar contigou Doloro». Luego de un largo silencio ante la atónita mirada de la dama añadió: «Doloro me quierou casar contigo, pero no paarraa lo que te imaginasssss».

Hasta hoy cada vez que paso por el parque Grau no puedo evitar esbozar una sonrisa, recordando a este querido personaje. Nos vemos pronto.

El Flaco Helio.

El Flaco Helio: Es un blog de anécdotas que forma parte de las empresas de «Ideas de Éxito» (www.ideasdeexito.com). Las historias que se rescatan en estas páginas son recopilaciones de las vivencias de Helio Castañeda y son expresiones de carácter literario desde la perspectiva de su autor.

Para cualquier información déjanos un comentario o escríbenos a elflacohelio@ideasdeexito.com

Mi Operación

Estando con la salud de mi esposa algo delicada, solía ayudarla con los trámites de citas médicas y aspectos semejantes. Ocurre que en una oportunidad mi adorada esposa tenía una consulta ginecológica y yo me encontraba en la sala de espera para aliviarle las molestias; con otras damas que también esperaban el llamado para su respectiva atención.

Sentía la natural curiosidad en las miradas de las señoras que allí se encontraban y con una sonrisa disimulaban sus interrogantes. Una de ellas se me acercó y me dijo que no me atenderán.

Agradecí con gentileza la información y seguí con la espera. Nuevamente la misma señora me volvió a decir que no sería atendido, levantándome un poco más la voz. Volví a agradecer con una venia y una sonrisa amable y le dije que estaba al tanto.

Luego de un momento más la misma señora se me acercó nuevamente y está vez con un tono de voz más elevado me dijo:

Señor, le repito por tercera vez que no le van a atender, esta especialidad es Ginecología y esto le informo es solo para mujeres!!!

Gracias señora, le dije también con un tono de voz moderadamente alto; pero resulta que me hice una operación de cambio de sexo y vengo a reclamarle al doctor porque además estoy embarazado!!!!

Ya???  Gracioso el caballero, dijo la señora sonriendo al momento que se alejaba del lugar.

El Flaco Helio.

El Flaco Helio: Es un blog de anécdotas que forma parte de las empresas de «Ideas de Éxito» (www.ideasdeexito.com). Las historias que se rescatan en estas páginas son recopilaciones de las vivencias de Helio Castañeda y son expresiones de carácter literario desde la perspectiva de su autor.

Para cualquier información déjanos un comentario o escríbenos a elflacohelio@ideasdeexito.com

La fotografía de esta publicación fue tomada de : http://juanfelipedelarosabenitez.blogspot.com/2017/04/evolucion-de-la-cirugia-calameo.html?m=0

Me he quedado

Corrían los años 70 en los que mi padre ya estaba jubilado del ministerio de salud.

En ese momento mi hermano menor «el chino» era jefe de personal del Minsa en Quillabamba. Ocurre que  fuimos a esperarlo a la salida del trabajo con el tío Aristo y papá Arnulfo.

Al encontrarnos con mi hermano lo sentimos muy eufórico y nos comentó que había llegado a trabajar al hospital una nueva doctora con una belleza  muy impactante.

Dijo mi hermano alborozado : Papá papá, tío; ha llegado una nueva doctora a trabajar al hospital, no se imaginan lo bonita que es. En serio, no se lo imaginan. Es tan bonita que al verla me he quedado cojudo.(Elevando la voz y alargando la entonación en la vocal u cojuuuuuuudo)

El tío Aristo…enseñando una sonrisa socarrona y en tono burlón responde diciendo: Sobrino, no te habrá costado mucho esfuerzo. Porque medio cojudo ya eres.

Provocando las carcajadas de todos los presentes.

El Flaco Helio.

El Flaco Helio: Es un blog de anécdotas que forma parte de las empresas de «Ideas de Éxito» (www.ideasdeexito.com). Las historias que se rescatan en estas páginas son recopilaciones de las vivencias de Helio Castañeda y son expresiones de carácter literario desde la perspectiva de su autor.

Para cualquier información déjanos un comentario o escríbenos a elflacohelio@ideasdeexito.com

Mi hermana en Lima

Nos cuenta nuestro amigo don Oscar, que allá por los años 50. hizo un viaje a Lima en compañía de su hermana, alojándose ambos en el emblemático hotel Maury ubicado en el jirón Ica a una cuadra de la plaza de armas

Nos dice que mientras se alistaban para salir del hotel e ir a hacer algunas gestiones, observó que su hermana se ponía demasiadas joyas y  en vista del peligro que esto podría representar, le  recomendó  adornar su cuello, manos y orejas únicamente con las joyas que resultasen indispensables, recomendación que  su hermana no atendió y por el contrario salió a la calle ataviada con la más grande colección de joyas que podía llevar guiada por su vanidad de mujer.

Como era de esperar, unas cuadras más allá de la puerta principal del hotel,  fueron interceptados por un delincuente de gran tamaño que además se encontraba armado con un cuchillo enorme por lo que no era una opción viable oponerse al inminente asalto que nos perpetraría.  Don Oscar dice : Este sujeto de mal vivir; empezó a quitar los anillos y aretes de oro de los dedos y orejas de mi hermana y de manera muy osada procedió también a introducir las manos dentro de su blusa. Mi hermana muy sorprendida reaccionó increpando a su agresor y alzando la voz lo mas que pudo le dijo: ¡Oye sinvergüenza!, ¿qué tes has imaginado?, ¿Crees que soy una cualquiera?… y don Oscar con la muy peculiar y lenta manera de pronunciar las palabras que tenía nos dijo: “Cuando mi hermana terminó de hablar… Ya era una cualquiera…”

El Flaco Helio.

El Flaco Helio: Es un blog de anécdotas que forma parte de las empresas de «Ideas de Éxito» (www.ideasdeexito.com). Las historias que se rescatan en estas páginas son recopilaciones de las vivencias de Helio Castañeda y son expresiones de carácter literario desde la perspectiva de su autor.

Para cualquier información déjanos un comentario o escríbenos a elflacohelio@ideasdeexito.com

La foto de esta nota ha sido tomada de: http://unalimaquesefue.blogspot.com/2010/09/el-hotel-maury.html

Bienvenidos

Disfruten de esta aventura.

En forma periódica publicaremos distintas historias ocurridas en la ciudad del eterno verano: «Quillabamba»

Son años fabulosos enriquecidos con las vivencias y ocurrencias de los personajes de esta especie de novela tradicional, cada historia tiene un personaje principal que nos llevará a conocer el ingenio popular de los quillabambinos.

Un afectuoso abrazo!

El Flaco Helio.

El Flaco Helio: Es un blog de anécdotas que forma parte de las empresas de «Ideas de Éxito» (www.ideasdeexito.com). Las historias que se rescatan en estas páginas son recopilaciones de las vivencias de Helio Castañeda y son expresiones de carácter literario desde la perspectiva de su autor.

Para cualquier información déjanos un comentario o escríbenos a elflacohelio@ideasdeexito.com

© 2020 El Flaco Helio

Tema por Anders NorenArriba ↑