La conversación y sus múltiples beneficios. Parte II

Hace un par de días escribimos la primera parte de esta nota y nos dimos con más de una sorpresa por la grata aceptación que tuvo entre nuestros seguidores.

Y es que con seguridad resulta que tienes más de un «grupo de conversación» en WhatsApp (que así se llaman) y cero grupos de conversaciones con personas de carne y hueso. Está bien, para nada pretendemos hacer una crítica a las cosas que de por sí resultan inevitables como los avances tecnológicos, lo que ocurre es que debemos considerar no perder aquello que de por sí nos resulta de mucho beneficios en distintos aspectos que probablemente por desconocimiento henos dejado partir. De manera que seguiremos describiendo los numerosos favores que nos hace una conversación que de por sí ya es saludable.

Es una habilidad social: Que nos permite relacionarnos a distintos niveles con las personas, significaría que casi de manera inconsciente fuimos desarrollando esta habilidad y que por el simple hecho de no practicarla la estamos perdiendo poco a poco (como todo en esta vida) .

Se desmitifica a los participantes: Poder ver a tu interlocutor te permite retirar de tu mente cualquier mito que de manera voluntaria o involuntaria hayas podido construir sobre tu interlocutor, al tenerlo frente a frente podrás apreciarlo «tal como es», sin más ni menos atributos que los que de verdad posee.

Ayuda y fortalece a la memoria: así como el ejercicio ayuda al cuerpo, la conversación fortalece la memoria, según investigaciones efectuadas en la universidad de Michigan (*). Estos estudios mostraron que mientras mayor era la frecuencia de las conversaciones , mayores eran las habilidades cognitivas de los investigados.

La amistad de fortalece: Vaya que si este beneficio estaba pasando desapercibido, y cómo será de importante este aspecto que incluso si existiese discrepancia entre los interlocutores, al conversar muchas veces terminan sino siendo amigos al menos con un profundo respeto entre ellos. Ya mencionamos los beneficios sociales de una buena conversación, si a esto además le sumamos que se pueden construir relaciones amicales nuevas y duraderas el círculo se cierra y no serán necesarias más explicaciones, todos conocemos y queremos disfrutar de los fabulosos beneficios de una amistada sincera y duradera.

Se favorece la capacidad de persuasión: un texto puede estar muy bien escrito, pero por diversas circunstancias puede no haber causado el efecto deseado en la audiencia, se trate de la comprensión del mensaje u una llamada a la acción por parte del interlocutor. Si el resultado no se produce; durante una conversación existen todavía posibilidades adicionales, los participantes están frente a frente y pueden evaluar sus reacciones y reestructurar la conversación si fuese necesario hasta lograr los objetivos propuestos al inicio de la conversación, «intentaré explicarlo de otra manera» es una frase usual que ayudará para este propósito, claro , sólo si se requiere mayor explicación, cosa que se podrá conocer siempre que la conversación sea cara a cara.

Nos ayuda a perder el miedo: Una gran parte del éxito de las comunicaciones a través de las «redes sociales» es el anonimato o al menos el «tul cobertor» que nos proporciona no tener que establecer contacto directo con nuestros interlocutores. Nadie nos mira a los ojos por lo tanto nadie examina nuestras almas mientras nos expresamos. Entonces resulta fácil opinar sobre tal o cual otro tema, resulta sencillo establecer y argumentar nuestros puntos de vista. No tenemos nada en contra de los elementos que nos hagan fáciles las cosas en nuestras vidas, no obstante ocurre que de alguna manera; «Todos tenemos miedo a expresarnos frente a otros y ni que decir se se trata de un numeroso público». En esas circunstancias hasta los mas versados y experimentados oradores sienten «un poco de miedo» y ese pánico (en muchos casos) a hablar frente al público se pierde en la medida que se incremente la frecuencia de nuestras conversaciones personales.

Se aprende de manera rápida y divertida: Como producto de la «Sana Interacción» entre los participantes, una conversación se convierte en una inagotable fuente de aprendizaje naturalmente dependerá del tema en torno al cual gire la conversación, pero resalté las palabras que hacen precisamente que una conversación nos proporcione aprendizaje.

Y para terminar con este «post», quiero mencionar que es y siempre será una buena idea poder recuperar y promover las oportunidades para sostener conversaciones de manera frecuente, «conversar» ya casi se ha convertido en un «arte olvidado», en vista que por cuestiones de tiempo, distancia y lugar; preferimos utilizar mecanismos digitales para comunicarnos con los demás, pero en contrapartida nos estamos perdiendo innumerables beneficios que nos aporta una conversación saludable. Esa, sin lugar a dudas, es la razón por la que las reuniones en persona, promovidas por los administradores de «grupos virtuales», tienen tanto éxito, es que no hay nada que nos pueda proporcionar mayor satisfacción que poder interactuar con las personas a quienes de alguna manera queremos y creemos conocer. Espero de manera muy honesta, tener en algún momento la oportunidad de conversar en persona con cada uno de ustedes, amables, pacientes seguidores / lectores y «hacedores» de esta vuestra humilde página. Hasta la próxima!.

(*) https://www.feelfreetoprosper.com/publicity/laopinion.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.