Las 10 Leyes de la Simplicidad: 03 Tiempo

¿Te preguntaste alguna vez por lo más valioso que tienes?, sin lugar a dudas la tercera ley de la simplicidad, te dará la respuesta, Tiempo: El ahorro de tiempo simplifica las cosas… (*)

Todo lo que pierdas alguna vez lo podrás recuperar, menos el tiempo. Por eso las esperas se deben eliminar, sin considerar la enorme cantidad de minutos u horas que se acumulan por esperas sin continuidad. Queda claro que a nadie le gusta esperar y la sabiduría popular acuña frases del tipo: “El que espera desespera”, cuando en realidad las esperas deberían ser eliminadas junto con todos aquellos que las produzcan. ¿Muy drástico?, ¡ok!; intenten entonces  recuperar el tiempo perdido.

Todos los procesos tienen una “duración estimada”, pueden ser minutos más o minutos menos, pero si ese “tiempo adicional” debido a “situaciones inesperadas” no se controla, tengan la seguridad que sus clientes lo harán… cambiando de empresa.

Nos parece adecuado repetir que si de verdad te interesa una persona debes esforzarte por ahorrarle tiempo, te va a querer muchísimo más y el favor será doble, porque al hacerlo también ahorras tiempo para ti. No hay manera de recuperar tiempo…lo empleas correctamente o lo pierdes, entonces una alternativa es ayudar a no desperdiciarlo (Considerar el concepto de “Demoras – Lean”).

Si de modo alguno no es posible eliminar un tiempo de espera, por lo menos resulta adecuado informar el tiempo estimado que durará la pesadilla, los seres humanos tendemos a desesperarnos cuando sentimos que el tiempo no avanza y curiosamente disponer de información aunque no sea de nuestro agrado nos reduce la incertidumbre.

Al comenzar el día a todos nos regalan 24 nuevas horas, puedes hacer con ellas lo que realmente desees, algunas veces sentimos que ese ciclo de renovación será permanente; no lo es, conforme pasa la vida hay situaciones que ya no podrás realizar por mucho dinero que hayas conseguido, nadie podrá comprar una hora más de vida.

Esforcémonos entonces por cuidar y valorar ese tan preciado e invaluable patrimonio para que nuestra satisfacción sea la de haber disfrutado al máximo de todo el tiempo que nos ha sido concedido. Esa puede que sea la clave del éxito.

¡Hasta la próxima!

Ésta es una publicación de Ideas de Éxito: una organización de servicios diversos que busca la satisfacción de las necesidades de sus clientes por medio del uso de plataformas tecnológicas, el aprendizaje, esfuerzo, dedicación y disciplina. Hazme llegar tu opinión y comentarios en la sección de comentarios de nuestras publicaciones o por medio de un correo electrónico a informes@ideasdeexito.com

(*) John Maeda. (2006). Las leyes de la Simplicidad. Página ix.

Imagen destacada de esta publicación: Foto de Brett Sayles

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.