Las 10 Leyes de la Simplicidad: 07 Emoción

La mayoría de problemas se podrían resolver si de una manera franca, pudiésemos manifestar cómo nos sentimos, es verdad que implica un poco de madurez, sin embargo la importancia de esto radica en que no es necesario tener que “adivinar” las cosas que llevamos en la mente.

Es complicado lidiar con nuestras propias emociones y luego ¿queremos que los demás nos comprendan estando nosotros mismos, cerrados a poderlas manifestar?

Emoción: Es preferible que hayan más emociones a que hayan menos. (*)

Los textos suelen ser fríos y carentes de emoción salvo que escribamos dos puntos, seguidos de un guión y el cierre de paréntesis 🙂 que fue el inicio de los emoticones… (Ahora hay una variedad tan grande que resulta complicado comprender su verdadero significado). Al hacerlo intentamos darle un poco de emoción a nuestras palabras. ¿Significaría que los signos de exclamación y admiración no trasmiten toda la emoción que quisiéramos? , comencé este párrafo indicando que los textos son fríos, sería preferible hablar, al hacerlo la entonación, fuerza y velocidad de nuestra voz, podrán expresar el mensaje con más emoción, claro que nada mejor que una conversación frente a frente, en la que se sabe que el lenguaje no verbal, dice más que las palabras.

“La inteligencia emocional constituye hoy en día una importante faceta de los políticos, y la expresión de la emoción ya no se ve como una debilidad sino como un rasgo humano deseable con el que todos podemos identificarnos de inmediato” (**)

Podría ser esa entonces la razón por las que solemos ocultar nuestras emociones, existieron tiempos en los que la sociedad de alguna manera consideraba que expresar las emociones era un rasgo de debilidad, no se podían dar muestras de debilidad, en consecuencia, se debían reprimir. “Los hombres no lloran”, “Las mujeres no deben jugar así” y otras frases semejantes “sin sentido” terminaron por complicar de manera innecesaria la vida de muchas personas.

La solución está frente a nosotros: Expresa tus emociones, ¿quieres algo?, dilo, ¿quieres hablar?, hazlo, ¿sientes frío?, abrígate. “Un determinado tipo de más siempre es mejor que menos: más cuidados, más amor y más actos con sentido” (***)

¡NADA MÁS!

¡Hasta la próxima!

Ésta es una publicación de Ideas de Éxito: una organización de servicios diversos que busca la satisfacción de las necesidades de sus clientes por medio del uso de plataformas tecnológicas, el aprendizaje, esfuerzo, dedicación y disciplina. Hazme llegar tu opinión y comentarios en la sección de comentarios de nuestras publicaciones o por medio de un correo electrónico a informes@ideasdeexito.com

(*) John Maeda. (2006). Las leyes de la Simplicidad. Página 63.

(**) (***) John Maeda. (2006). Las leyes de la Simplicidad. Página 71.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.